LOST ACAPULCO VAN A JAPON

Cuando era un asiduo lector de fanzines gabachos y europeos me gustaban mucho las secciones que no te dejaban NADA mas que las vivencias de una banda de punk viajando por el mundo. Para mi, como fan, era muy interesante saber esos detalles de mis bandas favoritas o de otras que gracias a esas anécdotas me daban ganas de escucharlas y conocerlas mejor. Hace unos días, platicando con un buen amigo, me convenció de que lo importante es DOCUMENTAR, CONTAR. Habrá a quien le interese y a quien no. Y habrá alguien que como yo, puede encontrar algo de interés aunque no le guste la banda que anda de gira por Japón. Pero lo que importa es que quede documentado. Así que, desde el aeropuerto de Toronto, comienzo a contarles:
El día anterior fue día de hacer maletas y dejar todo hecho en las chambas para irnos sin preocupaciones hacia Japón. Pero claro, todo sale mal y las playeras las han entregado de último momento (un diseño del Dr. Alderete muy oriental con las fechas en la espalda). El Reverendo y yo dejamos algunos programas grabados de GABBA GABBA pero en la Roma se fue la luz y se terminaron muy tarde. En fin, el estrés de hacer la maleta, hacer cambios de moneda, meter a tu back-pack solo lo necesario es tal que llegó un momento que no pude mas y me fui a dormir. Pero el teléfono no dejó de sonar: Reverendo me pasaría a dejar los Gabba-Gabbas para dejárselos a Rulo en el Imer. Recuerdo que tocó la puerta, le fui a abrir aun estando dormido y algo me dijo y me regresé a la cama. Luego, me llamaron todos por teléfono: los amigos, los compañeros, la familia...y total que no pude dormir y mejor me puse a hacer maleta.
Había que estar en el aeropuerto de la Ciudad de México a las 9 de la noche. Llegué a las instalaciones de Air Canada y aunque ya había personas formadas, no había nadie atendiendo. Me acompañaron mis padres, mi chica y uno de sus hermanos. Siempre es chingón que la familia te vaya a despedir y a recibir. Una vez documentado el equipaje me voy a cenar algo, los otros acapulcos no han llegado. Cuando se acerca la hora de abordar me despido y se siente el inevitable nudo en la garganta. Hasta te quieres quedar y no ir a Japón pero bueno, te armas de valor, te despides y entonces...al aparatito de rayos X donde siempre pasa algo que contar. Esta vez, no llevo nada de metal aunque el personal del aeropuerto y el oficial de la policía federal revisan y revisan la imagen de mi back pack en su pantalla. Total que la dejan pasar y ya que casi estoy saliendo de esa área me dice el federal con ese tono que es como una pregunta pero que no espera una respuesta: "Me permite una revisión a su mochila". Así, sin signos de interrogación aunque por la construcción de la frase pareciera que lleva pero no. Le cedo el control de mi back-pack y me dice "Abrala". Y yo "Si. ¿Por qué, eh?. ¿Me veo muy sospechoso?" a lo cual respondió: "No. Si se viera sospechoso ya lo hubiera detenido desde antes".
Se tardó en revisar. Palpó mi cartera. Y ya toda violada la dejó así, abierta y me dijo: "Buen viaje". Jo.
Llegué a la sala 25 y ni sus luces de los otros acapulcos. Te empieza a entrar el pánico de que "a lo mejor" estás en una terminal que no es. Ya ves que en México nada es claro, todo es como al azar y cuando llegas temprano a un lugar resulta que ahí no es. Volteo para todos lados, reviso los pasillotes y nada. No llevo celular así que estoy incomunicado pero...no mamen... ahí en el boleto dice claramente la hora, la sala, etc.
El personal de Air Canada dice que de la sala 25 tenemos que ir a la 30. Los otros acapulcos no están...chingao. Voy a la sala 30. Espero un poco, no llegan mis compañeros. Debo abordar. No llegan mis compañeros. No mamen...¿a poco iré a Tokyo solo?. Subo al avión, busco mi asiento, estoy listo para volar. De último minuto aparece el cuerpezote del Crunchy seguido del Sr. Ramirez y del Reverendo que viene mentando madres porque tuvo una bronca en migración. Al menos ya estamos los cuatro. Abrochamos los cinturones y ponemos una película. Destino: Toronto, Canadá.
Ramirez va viendo "Kung fu Panda", Crunchy elige una de George Clooney y se queda dormido. Reverendo elige una de Cameron Diaz de la cual dice "es una total mierda" y yo me aviento "Son of Rambow" que tiene varias escenas que me hacen reír. Llegamos a Toronto después de 4 horas de vuelo y desayunamos algo ligero. Se burlan de que traigo unos billetes de a dólar muy madreados y dicen que son de la época de la guerra de Vietnam. La jamaicana que me cobra piensa lo mismo pero no dice nada. Tenemos 6 horas antes de abordar el vuelo a Tokyo. Escuchamos alboroto en un bar y vamos a ver que pedo: en las pantallas están las olimpiadas y hay un jamaicano corriendo los 200 metros. Mucho personal del aeropuerto se toma un descanso y vitorea a los corredores.
Queremos una cerveza pero el bar aún no está abierto. Mientras saciamos nuestra sed creo que es hora de enviar esta primera entrega. Quédense. Se va a poner bien.
Ahora, una señora con acento árabe nos dice que el bar está abierto y que desocupemos los lugares. Le digo que de hecho estamos esperando ese precioso y preciso momento: 3 cervezas Molson, un refresco y una orden de nachos. Espero no enfermarme camino a Tokyo. Serán más de 12 horas de vuelo.
Sr. Ramirez dice: "Estamos rodeados de humores raros. Nos vieron cara de jodidos. Creen que no vamos a consumir"
Reverendo dice: "A esta cerveza le falta punch"
Crunchy dice: "Ahora les vamos a dejar toda la pinche morralla que nos dieron en la mañana"
Stay tuned for more "LOST ACAPULCO GOES TO JAPAN"

HOSTS

Warpig