LAS OLIMPIADAS Y LAS TELEVISORAS

Ya viene el bombardeo mediático de las olimpiadas. Será un placer ver las pruebas olímpicas en alta definición (quienes puedan hacerlo, claro), presenciar como se superan los records, la belleza de la gimnasia, el esfuerzo en el levantamiento de pesas y claro, el toque tan "peculiar" que le darán las televisoras mexicanas recordándonos a todos que por mucha alta definición y tecnología de punta, nuestra televisión sigue siendo como de los años setenta (los mismos chistes lelos, el "humor" penosísimo de algunos conductores fresirreverentes que tienen como 40 años pero se comportan en cámara como si fueran quinceañeros "juniors" insoportables). De los equipos informativos no me queda duda de que hay personas muy preparadas cubriendo las pruebas deportivas, pero lo que si va a estar para llorar serán los cómicos que no son nada cómicos, los anuncios gigantes de pañales y jabones "puestos" con computadora en los monumentos y templos SAGRADOS de China (que alguien les diga que son SAGRADOS, por favor. Es como si el Atlante pusiera un banderín gigante en el techo de la basílica de Guadalupe!... ¿a poco nadie la haría de tos aquí en México? Bueno, quien sabe, con eso de que primero está el varo...) y esa molesta tendencia de poner a chicas mas o menos guapas a dar notas dizque "de color" insípidas y rápidas porque hay que ir al corte. Notas en la onda: "...y quiero mostrarles como deben tomarse los palillos chinos porque es todo un arte, aquí, esta viejecita...hi! good morning!...nos muestra la forma correcta de..." oooooooooooots. Como si "estar guapita" sea garantía de "hacer buenos reportajes".
Se extrañan aquellas ya míticas transmisiones de Brozo y de los personajes de Andrés Bustamante cuando sorprendían y en verdad hacían reír con su humor especial. No faltará el que diga el limitadísimo "¡Pues cámbiale!" pero no es tan fácil. No hay opciones reales, estamos a merced de los productores y lo simplón. Y uno que quiere ver los clavados y ¡pum! nos envían a una nota donde el cómico se burlará de algún chino por su acento o por sus ojos o por lo que sea con tal de hacer tiempo en lo que llega el corte.
Panorama no muy alentador. Aunque, va a estar muy bueno (esperemos que alguna televisora se atreva) cuando pongan a opinar al sacerdote católico que resulta que de todo tiene una opinión. Será chistosísimo ver a un sacerdote opinando de las Olimpiadas que, como su nombre lo indica, son ofrecidas a los Dioses del Olimpo y no al del "padrecito". Eso si lo quiero ver.

HOSTS

Warpig