¿CAMBIAR AL MUNDO?

Lo acaba de confirmar [Neil Young](http://www.neilyoung.com/) en la [Berlinale](http://www.berlinale.de/): *“La música ya no puede cambiar al mundo”*. Por mucho que los “artistas” anti-Bush, anti-guerra, anti-abusos se manifiesten, saquen discos, den discursos y hagan de esas ondas altruistas onda Bono; la guerra en Irak sigue ahí [destruyendo pueblos miserables](http://www.antiwar.com/casualties/), se re-eligió a Bush a pesar de que todo mundo dice que es un idiota (depende para que, porque para su banda seguro no es ningún idiota pues los ha hecho ganar fortunas y tomar el control petrolero de países que “necesitan” la democracia al estilo Estados Unidos).
*“Trae un kilo de frijoles para los necesitados en Tabasco”* dicen algunas bandas mexicanas y en pocos días, esos frijoles están vendiéndose en los tianguis de Puebla o pudriéndose en la bodega de algún “caquita grande” en un pueblo siniestro al sur del país. Claro, la conciencia del músico queda tranquila (uta, no cobré pero ya ayudé) y la del público, pues también. Y claro que es una muy buena intención pero ¿de que sirven las buena intenciones si las cosas no cambian?. Si los frijoles que regalaste se revenden, si no llegan al niño con hambre, si se pudren porque el presidente municipal de San Blas dijo no tener recursos para transportarlo y mejor se los están comiendo las ratas. TODO QUEDA ENTONCES EN MERA PUBLICIDAD: Tu banda ayudó... aunque no sea cierto. Son re-buena onda, bien chidos, no cobraron. Ufff... que huevotes.
La cosa es que, como muchos “ruckers” (roqueros rucos), Neil Young en algún momento escribió rolas que movieron masas y vivió-contribuyó en la época donde la música si ejercía presión. Por eso uno la quería tanto y creía en ella. Pero, si ejercía presión, es obvio que los ojetes que siempre se pasan de lanza harían lo de siempre: COMPRARLA, MODIFICARLA Y REVENDERTELA (como los frijoles). [Por eso la gran cantidad de música desechable pero mega-consumida que inunda los medios hoy en día](http://www.mtv.com/music/artist/fall_out_boy/videos.jhtml).
Y no digo que todos debamos escuchar “música de protesta” y los discos rayados y viejos de [óscar Chavez](http://www.oscarchavez.com.mx/discografia.html), ni espero que el morro que se emociona con Panda de repente se convierta en brigadista de la Cruz Roja en Palestina, simplemente, la música ya no contribuye al cambio. La música de hecho, al menos la masificada, ya juega en el otro bando. La música ya no hace que mires directamente a los ojos del pasado de lanza, mas bien, te distrae para que no lo mires, para que digas “ashhhh, me caga la política, todos son lo mismo” y te “deprimas” a los 12 años junto a My Chemical Romance. Que si, viéndolo desde otro ángulo... es deprimente. Ja.
Luego, Neil Young fue irónico y dijo: *“Si, ¿cual es el pedo con George W. Bush?* Se necesita de mucho tiempo para responder esa pregunta. Mejor hablemos de sus cualidades... será más corto”. Sí, me dio risa y lo festejé. La sonrisa se me borró cuando me di cuenta de que a pesar de ese comentario “valeroso” y de la gran conciencia de Neil Young y sus seguidores, la guerra continúa, Bush continúa, no cambia nada. Tus rolas no sirven, no han servido, ni tu película, ni tu cortometraje, ni tu protesta, ni tu plantón, ni tu indignación, ni tu comentario en la tv, ni tu blog, ni tus platicas familiares.
¿Es eso lo único que nos queda? ¿Reírnos? Si es así: QUE PINCHE FÁCIL LA TIENEN LOS ABUSIVOS DEL MUNDO.

HOSTS

Warpig