LOS MANICOMIOS DEL PODER de Jaime Avilés

Gran libro que entretiene, informa, emociona e indigna. Como pueden ver, tiene todos los elementos para leer sus 232 páginas en chinga. La corrupción y la violencia psiquiátrica en México al descubierto en una narración que fluye y te atrapa. El periodista Jaime Avilés se mete hasta la cocina, las recámaras de las cárceles disfrazadas de “granjas” y hasta la sala de la “alta sociedad” que prefiere recluir a sus familiares antes que compartir el varo o emparentarse con algún mugroso. Algo pasa en Monterrey ¿recuerdan que hace un tiempo escribí aquí en Dixo algo al respecto?: hay varo, hay religión ambiciosa, hay políticos que quieren mas varo y poder y se hacen aliados de los religiosos y al mismo tiempo, las orillas están llenas de miseria. En este libro puedes encontrar alguna respuestas a ese comportamiento norteño que a veces se nos hace tan raro.
Esta es una obra que hay que apañar antes de que lo prohíban (aunque con el índice de lectura en México no creo que a los “gobernantes” les preocupe tanto). Avilés es cabrón, es un profesional y sabe como llegar al meollo del asunto asesorándose, aliándose o simplemente aventándose al ruedo a ver que chingaos. Y es triste pero es la mera neta, a algunos incómodos se les hace añicos con la ayuda de la televisión, a otros les avientan al ejército y a otros pues los encierran en alguna institución “mental”.
Si pudiera, lo pondría en la lista de libros que habría que leer para graduarse en la Septién porque una cosa son los periodistas y otra LOS PERIODISTAS. Lléguenle sin pena y cuando lo acaben rólenlo entre la familia y los amigos. Conviene estar bien informados en esta época tan mamona y tan de vuelta a los valores “católicos” televisados.
La forma en que Avilés te cuenta el caso de Gabriela Rodriguez y va mezclando datos, investigación, pedas y el ambiente político nacional y norteño te lleva a un emocionante desenlace que obviamente no te voy a contar pero si a recomendar AMPLIAMENTE.
La realidad supera por mucho... a la ficción. Ni más ni menos. Anda, contribuye a que suba el índice de lectura en este país.

HOSTS

Warpig