Heaven and hell, auditorio nacional - reseña

Tarde lluviosa, tráfico pesado, amenaza de bomba en la Torre Mayor, manifestación en Reforma. Tan solo uno de esos elementos me habría hecho abortar la misión si se tratara de otra banda (local o extranjera) pero se trata de Heaven & Hell y vamos, Black Sabbath pues. Historia. Temas que te han acompañado años.
El público es parte importante de un concierto (porque este fue CONCIERTO, no “toquín”. Esta es una banda PRO, no una banda amateur o llanera) y hay matas canosas, morritos de 10 años con sus playeras oficiales del tour, oficinistas con su traje gris que saliendo de la chamba se vinieron directo, ñoras que en los setentas andaban de locas y ahora son honorables amas de casa, heavy metaleros, uno que otro adolescente con corte de pelo “emo”, estrellas locales de pop que nunca se sientan (es cagado, fíjate como las semi-reconocidas estrellas de pop local llegan a su asiento en las primeras filas del Auditorio Nacional y se voltean hacía el público y no se sientan, se la pasan “saludando” a todos) disfrutando el “status”, jajaja. No les da pena A PESAR de que la noche es de Tony Iommi, no de ellos. Pero bueno, nadie les dice.
Cuando al fin se apagan las luces y dejamos de ver a estos personajes, las bocinas retumban con la intro “electrónica” (E5150) que da paso a “Mob Rules”. Y ahí están: Tony con su Gibson SG toda despintada y madreada, Geezer con su bajo y ecuánime como siempre, Dio igual a como lo recordamos (siempre ha estado pelón-greñudo así que sigue igual) y el gigantesco Vinnie Appice. Y así, un clásico tras otro. Dio amable y feliz, Iommi de repente voltea a ver a su público y sonríe. Ninguno de ellos baila o dice chistes (uuuta, como estoy hasta la madre de bandas que dicen chistes) solo Dio tiene algunos movimientos “teatrales” que enfatizan sus grandiosas letras como “Falling of the edge of the world” (chingao!, ya casi había olvidado lo buena que es esta canción) y Vinnie Appice aunque preciso, la verdad es que su estilo a mi no me late mucho. Es como muy “leve” para los riffs mamut de Iommy y Butler. Eso si, cuando acompaña con ritmos lentotes es excelente. El jam pachecote que armaron en el tema “Heaven and hell” a muchos se les hizo tedioso pero la verdad es que no siempre tienes enfrente a un guitarro como Iommi y nos dejó disfrutarlo. No digo que sea “virtuoso” y que los guitarristas locales le vayan a aprender técnicas innovadoras, simplemente es EL creador de riffs chingones y trucos para hacer sonar esa lira con todo el sello Sabbath. Por cierto, ninguna rola del Sabbath de Osbourne, solo del “Mob Rules”, del “Heaven and Hell” y del “Dehumanizer”, mas uno de los tracks nuevos que no suenan nada mal, al contrario, un riff sencillo pero mega-crunch.
Gran noche de rock pesado sin poses ni mariconadas. Gran concierto de una banda pro. Dejó buen sabor de boca y las playeras piratas volaron sobre la Avenida Reforma. Si no fuiste no se va a acabar el mundo pero perdiste la oportunidad de ver una banda de rock como ya no las hacen: contundentes, históricas, GIGANTES, creíbles.
Ahora, a seguir soportando bandas desechables, para llevar, light y que dicen chistes. Ajjjjjjjjjjjj.

HOSTS

Warpig