¿Estas atrapad@?

Me estaba acordando que hace algún tiempo trabajé traduciendo series de televisión, películas y documentales, adaptándolos para ser doblados al español en algunos estudios de grabación. Es un buen trabajo pero muy mal pagado. Como el doblaje, lo hace uno casi por amor al arte.
Me re-encontré con una revista editada en inglés y me topé, no con un articulo, ni con un manifiesto, ni un ensayo inteligentísimo. Es simplemente la carta de un lector y creí que a muchos de ustedes les podría interesar o los podría entretener un momento como me sucedió a mi.
Pensé en muchas cosas la terminar de leerlo: en amigos que ya no están, en ideales, en batallas perdidas, en no-batallas ni ganadas ni perdidas, en estar atrapados. Así que, bueno, traduzco para ustedes y si gustan, platíquenme si también se sienten atrapad@s:
Antes de creer en el movimiento “Otro Mundo Es Posible” yo andaba en la anarquía. Tenía sueños, grandes sueños y claro: la capucha (Ya sabes, esa prenda anti-reglas y anti-gobierno. La sudadera negra con capucha. Quien lee a Bakunin, se pone una capucha.)

La anarquía era lo mío. Le daba de cachetadas al Gobierno. Era yo una zona temporalmente autónoma conformada por un solo hombre.
Eventualmente, sin embargo, en una de esas protestas en donde volteábamos botes de basura y quemábamos madres en la calle, un foco se me apagó. Volteé a ver al tipo que estaba a mi lado (con piercings, su capucha negra anti-gobierno y olor notable) y le pregunté: “¿Aquí cual es exactamente nuestra estrategia para construir una mayoría progresiva que cambie el país?
Y se me quedó viendo con esos ojos fieros, de poseído, como si pudiera ver en su mente la utopía anarquista de comunidades libres en todo el país y gritando me dijo:
-Quema la bandera! Nunca! Nunca te bañes! Viste siempre de negro!
-¿Realmente es eso una estrategia viable? ¿Por que andas en este desmadre?
-Porque odio a mi papá!
Con eso bastó para olvidarme de la anarquía.
De más chavo soñaba con la aventura. Veía los documentales de Jacques Cousteau con mi papá y me dormía bien tarde llenando cuadernos y cuadernos con dibujos de submarinos, aviones y barcos, todas las herramientas necesarias para ser un buen explorador. Mi padre me decía que, algún día, yo también podría viajar como Cousteau y descubriría los secretos del mundo.
Hoy tengo 28 años...Y ESTOY ATRAPADO.
Pago un carro para poder llegar a trabajar y así poder pagar el carro.
Pagué educación para así ostentar una carrera que me ayuda a pagar mi educación.
Pagué por una casa para tener un lugar donde vivir mientras trabajo para poder pagar esa casa.
Escogí un buen barrio para conocer a mis vecinos pero todas sus casas tienen bardas o cercas.
Tengo relojes para saber el poco tiempo que me queda al día.
Tengo una televisión para ver documentales acerca de personas que están descubriendo los secretos del mundo – mis secretos

HOSTS

Warpig