Aliens ilegales

Por “motivos de trabajo” me sacrifiqué y estoy en Las Vegas, Nevada. Lugar donde ya no se ven Elvises. ¡No hay!. ¿Qué ha pasado?. Sí, claro que me enteré que un tipo compró los “derechos de la imagen de Elvis” y ahora no hay Elvis impersonators por ninguna parte. La revista UNCUT lo sabe y sacó un cd con rolas de “El Rey” interpretadas por otros artistas. Hay putas en crack, putas sofisticadas, muchos orientales pero lo que mas hay son mexicanos. Este primero de mayo un gran porcentaje de mexicanos ilegales o legales, no fueron a trabajar. Boicot. “No compres nada gringo”. CNN hace un reportaje tratando de minimizar el impacto: “NO SE MANIFESTó LA CANTIDAD DE GENTE QUE SE ESPERABA” y al mismo tiempo, le dan una gran cobertura. Horas y horas sobre el mismo tema, en distintas ciudades. Al mismo tiempo, yo veo Las Vegas Strip llena de mexicanos de camisetas blancas, las calles bloqueadas, cláxones y rolas norteñas en los autos de sound systems mega-pederos que solo aquí se consiguen y se instalan bien. Pasan y pasan compatriotas y “gabachos” con familiares y tradición mexicanos. Una que otra bandera argentina también. A un presentador de CNN le toca dar la mamonsísima nota donde “se dice” que este primero de mayo los periódicos no dijeron la verdad. O lo que según esa cadena noticiosa es “la verdad”: que se está hablando de “INMIGRANTES” y no se les llama como lo que realmente son: ILEGAL ALIENS.
En la cadena de tv Hispana se ve bien que su público salga a manifestarse: “Es lo bueno de estar en este país, podemos decir lo que pensamos”. Un taxista mexicano me dice que no todos llevaron el boicot al pie de la letra: “Pues es que uno tiene que comer, ¿no?. Pero si uno le baja un poco al consumo, los gringos lo van a sentir. Además, si se quedan sin trabajadores mexicanos les sale muy caro y no todos los gringos están dispuestos a hacer los trabajos que nosotros hacemos”. Casi todos los empleados del hotel donde me hospedo hablan español fluido. No hay necesidad de hablar en inglés. Obviamente, los gerentes y esa otra banda si son altos-güeros-trajeados pero las amas de llaves, los que limpian las albercas, los que te atienden en los bares, en las tienditas de mamaditas de Las Vegas, meseros, personal de limpieza… casi todos son mexicanos. Algún croupier. Bueno, los que te dan papelitos para que contrates a las damas de la caricia, todos son mexicanos.
La marcha ha terminado. Lo extraño es ver pasar a personas muy parecidas a ti y a mi o a tus primos (mexicanotes, nacos, bigototes, panzones) envueltos en banderas de U.S.A. Regresan a sus casas por cientos, miles!!!, un madral. Pero sacudiendo las dos banderas, la de USA y la de México. Un joven; a leguas ebrio y norteamericano por el color de su piel, su acento y sus ropa, camina y ve a muchos con la bandera azul, roja y blanca. Hace una pregunta ingenua pero contundente: “¿Qué hacen estos pendejos con mi bandera, eh?”. Un señor como de Los Sopranos sonríe apenado y me dice “en este país hay de todo, por favor no te ofendas”. No me ofendí pero pensé, por ejemplo, ¿qué sucedería en México si de repente mil gabachos se manifestaran por la avenida Insurgentes con banderas mexicanas?. Obviamente, a algunos les daría risa pero otros responderían indignadísimos. Pues así está la onda por acá. Un poco tensa. Y con opiniones divididas. Un ex-consejero de Clinton dice que el gobierno debe construir un muro pero… PONER UN PUENTE. De lo contrario, pasará lo mismo que sucedió en los sesenta y los setenta con el movimiento “Black Power” (que contó con el apoyo de muchos inmigrantes mexicanos y hubo todo un movimiento social y artístico denominado “Chicano Power”).
Sigo reportando, viendo “Bombshells” y caminando por Las Vegas. Pronto, la segunda parte. Gracias por su atención.

HOSTS

Warpig