La Guerra del Agüa agua

Aunque algunos de ustedes no lo crean, me baño de vez en cuando. No disfruto del baño como quisiera porque con el panorama apocalíptico que se nos presenta, pues uno no puede estar más de 10 minutos bajo la regadera sin sentir culpa y remordimiento. Algo pasó en mi infancia que marcó mi vida y no soporto que se desperdicie el agua. No soporto que dejen una pinche llave mal cerrada y que un pendejo vecino llene su tinaco y deje funcionando la bomba tirando litros y litros de agua. Voy, le toco y le digo que no mame. Es de esas pocas acciones en las que sientes que LA RAZóN te asiste. No siento que el agüa sea mía, sino de todos… y mía también. Conocemos a la familia que cree que el agüa solo le pertenece a ellos y no dan una chingada por los demás. No los culpo. Nunca nadie ha dado un quinto por ellos tampoco. Pero eso tiene que cambiar. Y en este país parece IMPOSIBLE.
Una parte de mi familia tuvo que acarrear agua muchos años. Cuando los iba a visitar, me acuerdo que era “curioso” ver una cosa a la que le decían “agüantador” y cómo mis tíos se los ponían en los hombros ya con las cubetas llenas. Y órale, a caminar cargando dos cubetas de agüa, dejando caer algunas gotas en la tierra. Tierra que en chinga se bebía esas gotitas. Vuelta y vuelta, paso a paso.
Había que acarrear agua y me puse el agüantador dos o tres veces. No mamen, no es lo mismo verlo que hacerlo. Recuerdo también, que había campañas de ahorro de agua que sacaban de onda y eran fuertes, no como esa pendejada de “¡Cierrale!” que hacía que todo mundo se riera; sí, pero se siguió desperdiciando el agua. Yo creo que se necesita ahora una campaña tremendamente AMARILLISTA, INTIMIDATORIA y NO producida por Tv Azteca ni por Televisa. Una que deje una huella en la mente de los niños para que queden traumados y locos (como yo) y no desperdicien agüa y salgan a hacerla de pedo a quien la tire. Una campaña que produzca niños CHISMOSOS que de inmediato le avienten la patrulla a quien tire agüa.
LA RAZóN nos asiste, si se acaba el agüa se acaba todo. ¿Habrá guerras por agüa?. A huevo que sí. Ya hay guerras por petroleo y algunos de ustedes vivieron los cortes de agüa que se dieron los días posteriores al terremoto del ’85: vimos el agandalle y comentarios como “esos culeros son de otra cuadra, por que vienen a sacar agüa de esta cisterna?, ¡que se vayan a la verga!”. Guerra por agüa. Algunos dirán que se debe pagar más por el agüa, pero ya sabemos que esa lana va a parar a las casas de los Gobernadores, de los pederastas y de los delegados. Pero ¿por qué no SANCIONES MAS SEVERAS?. Los pinches gringos dentro de todas sus estupideces te cobran una lanota SOLO por tirar basura. Aquí, debería haber cárcel, por desperdiciar el agüa. Cárcel a todos esos pendejos que perforan el pavimento sin permiso y le dan en la madre a las tuberías. Carcel a quienes los encubran.
Si muy chingón, un día acarrea el agüa a tu casa, cabrón. Un día. Ponte el agüantador, pónselo a tus hijos y a tu mamá. Y con esa agüa que acarreó tu mamá, “barre” tu banqueta.

HOSTS

Warpig