OPETH “GHOST REVERIES”

Obviamente, si Opeth no tuviera un vocalista de voz de monstruo come-galletas pues no atraería a tantos clientes. Pero créanme que cuando Mikael Akerfeldt simplemente canta, Opeth llega a tocar esa zona reservada para las bandas chingonas. En este cd uno se topa con pasajes mega-merol-de muerte pero no como para adelantar las rolas. Los pasajes acústicos-progresivos-Voivod-Wishbone Ash-Hammond son de lo mejor que he escuchado en mucho tiempo. A veces, como en el track “The Baying of the Hounds”, la voz de “monstruo que mordió un chile de árbol” llega en verdad a ESTORBAR. Sí, estorba porque debajo de ella hay excelentes músicos construyendo y edificando asombrosos tracks técnicos y de escalas enfermotas. Pianos, órgano Hammond, guitarras acústicas, Mellotron y percusiones discretas pero perfectas, hacen que este disco sea muy muy disfrutable. Todo, con una buena escuela metalosa pero también se nota que tienen discos de progresivo italiano. Chingadamadre: ahí viene otra vez la voz de monstruo. Neta, ya deberían eliminar esa mamada. No es coherente y le pone un elemento ridículo a algo que podría ser SUBLIME.
Y es que ni siquiera los teclados le quitan puntos a este disco. No son de esos teclados baratos que imitan coros celestiales, ni de esos tan “cheesy” usados en la escena “gothic”. Para que me entiendan: este es un disco de DIEZ PUNTOS. Pero la voz de monstruo tan fuera de lugar, no lo hace bajar a 9. Lo hace bajar a 8 porque si lo imaginas sin ese elemento tan molesto... chingadamadre!!! SERIA UN DISCO GRANDIOSO y da mucho coraje ver como una gran banda es limitada por una idiotez. Ni el gran inicio arabesco de “Atonement” ni la excelente producción sonora logran que este disco del 2005 (reseñado aquí porque ya se encuentra en producción nacional) se quite el comentario de “podría haber sido PERFECTO”. Lástima. Y aún así… te lo recomiendo ampliamente.

HOSTS

Warpig