LOS EXITOSOS HOMBRES DE NEGOCIOS, QUE NO PUEDEN COMPRARSE UN “MANOS LIBRES”.

Hemos sido culpables y victimas. Cada vez es más frecuente toparte con el subnormal que va hablando por teléfono mientras maneja. Maniobrando con una mano sin dejar de acelerar. Lo quiere todo en la vida: hablar por teléfono mientras estorba, al mismo tiempo que pasa primero que tu y le toca el claxon al de adelante para que avance. De paso le sube a su cd de “El Potrillo”. Muy intrépido él. Mucha confianza en sí mismo y en su papá que le dijo “usted sea el mejor y el primero, mijo”. Pero… ¿los has visto como lloran cuando provocan un accidente y los hacen posar para una camara?. O cómo balbucean: “No pus, lo que pasa es de que, ora si que pus yo nada más iba ahí…y esteee…ya después ora si que ya no supe nada”
Cuantos accidentes se habrían podido evitar pero no, lo siguen haciendo. Lo irónico es que esa que va hablando por celular es la que menos sufre en caso una colisión automovilística.
Es simple: te haces a un lado, te paras y respondes el celular. O de plano, respondes al llegar a donde te diriges. Pero los mexicanos somos bien chingones: hasta marcamos todos los dígitos para llamarle a la novia o (lo más idiota de todo) mandamos mensajitos.
Sé que muchos de ustedes tienen la última versión de esos pinches teléfonos que se parecen a la nave de Boba Fett y (como dice Fox) “los felicito”. Aún así, en caso de que les sea inevitable responder sus múltiples llamadas de negocios mega millonarios en Hong Kong y Shangai, USEN EL CHINGADO “MANOS LIBRES”.
Y cuídenlo, porque a veces por comodidad lo dejamos en el carro pero los del valet parking se los roban. Si. O si eres de los que llevan a lavar el carro con agua tratada pues ahí también se los roban. Y luego, resulta que ningún centro de atención a clientes o de servicio tiene auriculares “manos libres” disponibles. A menos, claro!, que compres otro teléfono. Pésimo servicio. Caro. Tercermundista.
Y efectivamente, usar el hands free no es lo mejor, lo mejor sería concentrarse en manejar y ya. Pero si reduce un poco el altísimo riesgo de accidente: 4 veces más riesgo que si no usaras el teléfono mientras conduces.
Dice el viejo dicho y dice bien: “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Y no se refiere a un pinche manos-libres…se refiere a la vida de una persona que aprecias, por culpa de un pendejo de estos.

HOSTS

Warpig