Los seres de luz

Por algún “asunto de trabajo” tuve que ir a un estudio de grabación a un casting y esperar un momento a que me llamaran a la cabina. La escena es muy familiar para quienes trabajan en ese gremio. Y esos momentos de espera sirven para compartir experiencias, pasar chismes y bueno, charlar.
El reproductor de mp3 es un gran paro cuando la plática no me llama la atención. Pero la mujer de aproximadamente 25 años y tono enfadoso se esforzó y fui bajando poco a poco el volumen mientras esta le comentaba a otra lo siguiente:
"Es que soy un ser de luz! Tú eres un ser de luz!. Y perdón: yo sé que este tema le incomoda a LA GENTE pero es que así como HABEMOS seres de luz pues también hay seres muy oscuros"
Si le incomoda a “la gente” y en ese lugar habíamos personas del género “GENTE”, es obvio que quería incomodar. Ya saben, yo sigo haciendo como que escucho a Peaches pero ya estoy completamente metido en su plática aunque mirando a un colibrí que anda echando su desmadre por el jardín.
“Mi hijo, por ejemplo, tiene muchisísima luz, y ya lo metí a este lugar a que la desarrolle. Es que era bien inquieto pero…”
Volví a subirle a las rolas de Peaches. Volví a pensar en la necesidad de las personas en creer que son especiales y únicas… como todas las demás. ¿Nunca te has topado con una chica que en sus vidas anteriores ha sido guerrera, princesa y emperatriz?. A huevo: ahora resulta que todos eran re-importantes hace 14 vidas. Hace 14 vidas no había chalanes, solo jefes. Solo celebridades. Y colibríes.
La “esposa joven con mucha luz” seguía aleccionando a su… iba a decir “interlocutora” pero no, solo habla la luminosa. El disco de Peaches ya no me deja escuchar la plática pero vamos, el próximo paso es venderle “literatura” o invitar a los interesados en la luz a encontrarla en un retiro que cuesta un varo. O algo así. Por fortuna, es su turno para grabar y nos abandona momentáneamente.
Yo no dudo de la existencia de seres de luz pero dudo mucho de las esposas jóvenes de camionetota que hacen como que lloran cuando piden algo: “ay andale manito, traeme un agua, si?”, “Asch, no seas mala onda, manito, déjame pasar primero, es que traigo un montón de prisa, ándale andale, ¿si?”.
No dudo que hayas seres con mucha luz… pero esta tipa que me topé ayer, lo más seguro es que solo esté colgada de un diablito (literal y figurativamente).

HOSTS

Warpig