BANDERAS DE IDENTIDAD

Las abuelas dicen que la mezclilla era para clases bajas. Hoy se pagan hasta 5 mil dólares por un par de jeans. Definitivamente los jeans de Cristina Aguilera no son para las clases bajas. Pero a veces, la IMAGEN queda en la mente. Los tatuajes eran de convictos. Y ahora, las pudientes “niñas” (así les dicen sus novios, yo no) traen tatuajes. De hecho, creo que con ese desagradable tiple fresi-hueva-grave más bien les dicen NEÑAS y no “Niñas”. Como sea, que mal se oyen. Odiosos como la chingada, pero bueno.
Hace unos días le decía a una bella conductora de tv que mi papá seguramente se viste como el Chapo Guzmán y neta que no es narcotraficante. Vamos, a lo que voy es a la pregunta de “cuanta gente se viste como algo que no és?” Mucha. Estrellas de música fresi-pop-balada-tropi-lela que salen con perforaciones en orejas, nariz, ombliguitos y eso. No checa. Es como ver a Hulk Hogan cantando “Vamos al Noa Noa” o a las de Rebelde tocando una de Magma. Algo no checa, ¿verdad?.
Cuando la masa ROBA lo que surgió de un movimiento subterráneo lo prostituye, lo acaba, lo corre y lo desecha igual de rápido. A Johnny Lyndon le quedaba bien el pelo verde y amarillo que por un tiempo fue un “statement”. Ahora, cualquier güey se lo puede pintar “namás porque si”. Los tatuajes, las playeras de los Ramones, los zapatotes y las chamarras de cuero negras pertenecieron alguna vez a un grupo de personas que cuando se topaban de frente en la calle, SONREÍAN CóMPLICES SIN DIRIGIRSE LA PALABRA: “Ai’ va un güey igual de aburrido, incomprendido y mamón que yo”.
Ahora, imagínate a un NERD como Kiko (sí, el de “El Chavo del 8”) tatuado tribalmente y perforado por todo el cuerpo. ¿Pues, no sé ve cabrón, verdad?. Ni cool, ni imponente, ni BIEN. Perdón, que alguien le diga a todos los Kikos de está ciudad que al tatuarse van a ACRECENTAR su nerdez. Los tatuajes no los van a ayudar. Ni las playeras de Sepultura. Hoy, esas banderas de identidad son productos al alcance de cualquiera. Habemos quienes nos envolvemos en las banderas y nos aventamos como Niño Héroe antes que permitir que nos las quiten. Otros… otros solo las compran.

HOSTS

Warpig