Briagos de poder

Cuando era un adolescente ingenuo y soñador, mi ambición era tener una casa en el bosque, con un muy buen stereo y una muy buena mujer. Ese ideal no ha cambiado mucho, neta. Solo que en lugar de bosque ahora tal vez escogería otra locación. Ese soy yo: un guey que no ambiciona muchas cosas mas que vivir en paz y hacer lo que le gusta. Un guey que se sabe perdedor ante la mirada de los supuestos ganadores de nuestra sociedad. No me importan las burlas de los “ganadores” siempre y cuando no se metan con mi stereo, ni con mi chica, ni con mi comida. ¿Básico, verdad?.
“I know I’m born to lose and gambling is for fools, but that’s the way I like it, baby. I don’t wanna live forever. And don’t forget the joker” – Motorhead.
Por eso no comprendo como existen personas como Montiel, el ex-gobernador del madreadísimo Edo. de México. Con dinero que debió usarse en la pavimentación de sus horribles calles, en poner fin a la “chatarrización” como estilo de vida, en resolver los problemas de hiper-población, hacinamiento y violencia o en poner a funcionar unos hospitales que no tienen ni agua corriente, se compró unos castillos por ahí, alrededor del mundo. Y no crean que estoy contra los “ricos”. No, hombre. Hay ricos mega buen pedo que con su lana compran dos o tres unidades de castillos. Pero es su lana. No la que se debió utilizar para tu seguridad en Atizapán o en Ecatepec.
“Drunk with power” les decía Discharge o “Briagos de poder”. Por que mira: Si ya tienes 5 mansiones… para que quieres 35?!?!. Si ya tienes un Jaguar, dos BMW y dos Rolls… para que quieres 20 más?. ¿Para asegurar que tu hijo se la pase bien?. ¿Vas a manejar todos ahora que vayas a tu castillo en Acapulco?. No, guey!. Solo puedes manejar uno a la vez!.
Explíquenmelo porque no lo entiendo. Si tienes 20 millones de dólares en el banco… ¿Para qué quieres otros 150?. ¿Cuál es el límite?. ¿Cuánto necesitarías ROBAR como para decir: “orale, pus va, ya me pasé de verga, ya hasta ahí” ?. Y peor aún, chale, PEOR AÚN: embriagar hasta a la esposa, a los hijos, inculcarles el puto vicio.
“Mire mijo, chínguense aquí un millón, no sea pendejo”
“Mira, gorda, fírmale aquí y no nos faltará nunca nuestro licor”, o sea… el poder.
Y Montiel es nomás un chalán ahí “llanero”. Imagínate a la primera división. A las grandes ligas.
“Drunk with power, obsessed by death...
Death and destruction. Power-Power-Power- Power-Power!!!”

HOSTS

Warpig