Gloriella, descanse en paz

“Rarotonga se murió, yo la ví morir..”
En la década de los setenta, la escena burlesque-centro nocturno-cabaret en nuestro país era grandiosa: Princesa Lea, Wanda Seux, Princesa Yamal, Grace Renat, Gina Montes, Claudia Tate, Isela Vega, Lyn May y claro, GLORIELLA.
Mujeres de verdad. No como la escena flaca-decamionetota-pocotalento de hoy en día. En la foto que ilustra este blog es de una joven Gloriella, asi que no se vayan con la finta. Después embarneció y bueno…protagonizó los sueños húmedos de muchos ahora ñores o abuelos.
Gloriella tenía, aparte de un cuerpazo curvilíneo y generoso, una aura misteriosa. Tan misteriosa…como su reciente homicidio.
En sus últimos años, la ex vedette se desempeñó como empresaria; manejaba un negocio de arrendamiento en Colima. La mató un sujeto ya rucón entre las 13:30 y 14:00 horas, cuando solo la acompañaba su secretaria. El sujeto subió a las oficinas y se plantó frente a la artista, sacó un arma y le disparó a quemarropa a la altura del pecho, para después rematarla cuando estaba en el suelo y salir huyendo del lugar.
Gloriella era dark, era Bauhaus. Gloriella rara vez sonreía. Nadie sabe quien la mató ni por qué. Y se tiene que investigar, porque tiene (no “tenía”) el mismo derecho que tu, que Ruben Omar Romano, que las hermanas de Thalía y que el viene-viene de aquí afuera de Dixo. ¿La mató uno de esos hombres medio poderosos que conoció semi desnuda en un centro nocturno?. ¿La mató un pretendiente mal correspondido?. ¿Un politiquillo de esos que hacen sufrir tanto a las vedettes con su vulgaridad? O simplemente alguien que no la pudo “hacer suya cada martes”. Descanse en paz…pero ella. Las “autoridades” que se pongan a chambear. O ¿va a formar parte de las estadísticas nada más?. O, como Marilyn Monroe: ¿Sabía demasiado?.

HOSTS

Warpig