La entrega de Las Diosas de Plata

Pues en un intento por no quedarme rezagado conmigo mismo, y siempre buscando un pretexto para venir más y de mejor forma al D.F. decidí inscribirme en un curso de actuación cinematográfica con el maestro y director de cine: [**Joaquín Bissner**](http://www.imdb.com/name/nm0084347/). Como parte de su curso, **Bissner** decidió invitar a la entrega de **Las Diosas de Plata** a sus aprendices ya que el fungiría como nominado en varias categorías con su película [**Mosquita Muerta**](http://www.imdb.com/title/tt0827727/)... aunque el repitiera una y otra vez que no comprendía el por qué de las nominaciones, ya que su película nunca fue planeada ni rodada para ser premiada, si no mas bien como un mero entretenimiento para su audiencia.
Estando de acuerdo con todo esto o no, el tiempo pasó y llegó el momento en que los invitados nos presentáramos en el teatro donde se celebraría la entrega de las argentinas preseas y con ello: la alfombra roja, la llegada de celebridades como **Maribel Guardia** con su escultural figura, que fuera presentadora de varios premios al lado de el **Latin Lover** (al cual no dejaría de llamarle "Biscocho" durante toda la premiación) lo cual me cayó un poco de peso honestamente... digo, ponerme mis mejores trapos para acudir a una premiación a lo mejor del cine mexicano y estar escuchando: "*Biscocho!!... biscocho para acá, biscocho para allá*"... fue un poco aleccionador respecto a lo que debo esperar en las entregas de premios nacionales primero. Segundo: nunca esperar ni comparar de estas entregas nada de lo que espero y veo en entregas de preseas del cine norteamericano y/o europeo en la telera ya que no tiene nada que ver (torpe de mi si lo hubiera esperado). Y tercero: saber de antemano que si llego por alguna casualidad de esas que te presenta la vida a invitar a **Maribel Guardia** a una fiesta, entrega o reunión, llegará en efecto una escultural mujer que no parará posiblemente de decir "biscocho" a diestra y siniestra. Lección aprendida!
Llegamos mi esposa Cynthia, mi hija la BiBys y su amiga Glendora al teatro, bueno... cómo explicarles sin hacerlos sentir mal: echando tiros! Por supuesto, ya imaginarán el gentío alrededor de un evento como este y las expectativas del mismo gentío ante la inmediata futura llegada de **Eugenio Derbez** con la **Rosaldo**, la **Zavaleta** acompañando a su marido **Daniel Gruener** (triunfador de la noche por cierto), **Jorge Salinas**, **Joaquín Cordero** que sería homenajeado como a la mitad del evento al igual que **Rafael Inclán** (aunque don Rafa en un momento aun más estelar de la premiación). **Carmen Salinas** le entregaría la presea homenaje a los comediantes bautizada "Carmen Salinas" por razones más que obvias y diré merecidas, provocando un momento digno, tierno y emotivo ya que Rafa Inclán y la Salinas son prácticamente hermanos del medio habiendo comenzado en momentos parecidos. Muchos flashes, mucho ruido, mucha gente... lo necesario para sentirte como en el metro Pino Suárez a las 6 de la tarde con la enorme diferencia de que este tumulto era ocasionado por la presencia, las risas y el glamour de las estrellas de las pantallas chica y grande del medio artístico mexicano.
El que de plano ya ni la amuela fue el buen **Jorgito Salinas** que llegó en un estado triste, ridículo... yo diría penoso provocado por alguna sustancia extraña al cuerpo humano que más bien parece ya no es tan extraña para el organismo de Salinas. Cómo narrarlo: estaba tan trabado que le echó a perder la noche a su co-anfitriona **Elizabeth Álvarez** que no sabía cuándo hablar y cuándo callar porque Salinas cambiaba los textos, intentaba "quesque improvisar" para que viéramos cuán profesional era al no leer el texto sino improvisarlo, wow! Hasta que la audiencia (imagino yo... solamente lo imagino) muy por dentro hubiéramos preferido que se limitara a leer porque entre que se tropezaba al hablar, se mordía la lengua, ridiculizaba a su compañera haciéndola pasar por tarada y se quedaba a media idea perdido en el limbo igual que mi abuelo con Alzheimer o aquel cocainómano que se está trepando la barda de Oceánica para escapar... resultaba muy desagradable.
Pero al final dirán los organizadores, todo salió bien. O sea que hubo heridos pero nadie murió en el intento. Se dieron los premios, se escucharon los terribles discursos de agradecimiento... no sé por qué no preparan sus discursos agradeciendo correctamente ya que olvidan a quién darle las gracias teniendo que regresar al micrófono: "*ay, se me olvidaba agradecer*...". Olvidaba? Yo diría que sí se te olvidó no es nada verdaderamente grave pero hace que la ceremonia se alargue como la cola de las tortillas en viernes y por ello al final del evento, sólo la mitad de las butacas tienen gente: los pacientes y los gorrones. Ah claro, porque los gorrones pueden esperar un día sentados con tal de hincarle el diente a el vinito y la comida que sigue a los premios. No fallan. Siguió el coctel de agradecimiento con música en vivo en el lobby (música tropical y alcohol). Decidimos no quedarnos a averiguar el resultado de esa combinación y salir de inmediato entre abrazos y besos a comernos unos taquitos al pastor en la madrugada por las calles de nuestra maravillosa Ciudad de México.
A continuación para quien le resulta interesante, importante e incluso primordial saberlo: [les paso los resultados de tal premiación](http://entretenimiento.prodigy.msn.com/cine/feedfoto.aspx?cp-documentid=6797486).

HOSTS

Trujo