El Viejito

Mi hija ha estado noviando por los últimos dos o tres meses con Joss… el sobrenombre fresa que se le da a los José algo en mi país… o por lo menos en el DF: José Antonio, José Miguel, José lo que sea pues… Joss. Y como resultado, bueno… uno de los resultados de mis conversaciones con mi enana respecto a la relación en si con este chavo y su familia, salta a mi oído de pronto un personaje que reconozco en los créditos de esta película … pero que me sorprende en la descripción misma del personaje, básicamente por la forma en que otro personaje de esta misma película (mi hija Andrea) lo describe: ¡El Viejito! Que es el sobre nombre que recibe el segundo esposo de la madre de Joss… mi consuegra: La Mamá. Ella se llama ¿??? y debe tener unos 40 años de edad…. quién sabe, tal vez más pero lo dudo… y el padrastro de Joss (casado según entiendo en segundas nupcias al menos para La Mamá) del cual desconozco el nombre, unos 80 y algo… que como podrán notar en la descripción es quien responde al apodo de el Viejito.
Hasta hoy solamente sé que es ingeniero, que estudió en el Colegio Alemán Alexander von Homboldt en la Ciudad de México igual que mi padre, mis hermanos y yo… que es un hombre amable…”quasi” elegante… pero me llama mucho la atención que a tres meses de noviazgo de mi hija con Joss siga siendo solo: el Viejito.
Si la vida fuera justa y equilibrada, de la misma forma en que sabemos que La Mamá es la mamá de Joss José Antonio, hermano de la nenita chica hija segunda de La Mamá … y ellos tres: hijastros y esposa segunda de el Viejito… pues de la misma forma mis hijos tendrían que ser el enano Alberto, BiBys Andrea hijos de Cynthia mi chaparra, mi vida y mi amor… y yo al igual y por justicia divina que el Viejito: el Panzón o el Gordo… y todos los demás integrantes del elenco o al menos Joss, debería desconocer de mi todo, salvo saber que soy el Gordo.
Pero lo dudo, tengo la impresión de que Joss sabe más de mi que lo que mi hija sabe de el Viejito, y por lo tanto nosotros “los preocupados padres de una adolescente en ciernes” también desconocemos los detalles de la relación entera en esa familia.
Y debo destacar que me parece que la falta de información así como la existencia de ésta misma, al menos en este caso, es directamente proporcional a la falta de deseos de el joven Joss (ya no de compartir con mi hija… no, eso no me preocupa… me parece que ellos se llevan bien) de hablarle a mi hija al respecto. Si mi hija ignora todo sobre el Viejito o no quiere decirnos nada puede ser por:
1. Porque él es un abusador y golpeador de niños y/o mujeres… ó…
2. Porque simplemente a Joss no le interesa generar ninguna relación más allá con él, fuera de la relación que provoca que su mamá esté bien… según sus matemáticas emocionales.
Ustedes saben que cuando uno es hijo y tu padre o tu madre deciden contraer segundas nupcias pues hay pocos caminos que intentar… básicamente dos:
1. Lo aceptas y te jodes… o…
2. No lo aceptas y también te jodes.
Porque en la primera unión de tu madre y/o padre tú no existías aún… tal vez a partir de esa unión es que llegaste al juego, pero por lo menos la sociedad te describía como “el fruto de esa unión”, y ya fueran ellos buenos o malos padres, eran tus padres naturales, reales y únicos… claro, en el mejor de los casos… porque las combinaciones pueden múltiples y no siempre cómodas.
Pero cuando hay separaciones y/o divorcios involucrados, hay muchísimas razones para que el segundo matrimonio, relación o arrejuntamiento existan. Está la soledad de la mujer, la angustia por sacar adelante a los polluelos muchas veces sola o “mejor sola que mal acompañada” ya que la mayoría de las veces la mujer es quien carga con los hijos tras la separación ya que muchos padres se hacen pendejos… pero claro, repito la mayoría de las veces… porque hay mujeres horribles también como padres responsables y amorosos…. Pero decía que hay mil razones por las cuales una mujer busca una figura masculina que se haga cargo de ella y de sus hijos, asegurándoles un futuro que de otro modo podría ser incierto… y ante alguna de estas causas emergentes podría comprender que mi hija ignore todo de este hombre: el famoso Viejito.
Siendo justos: me parece un buen hombre, muy amable con nosotros y protector de La Mamá y sus pollitos.
Si algo así me llegara a pasar… si llegara a separarme de mi primera esposa o llegara a enviudar (uy… qué horror) y llegara a encontrar a una hermosa mujer de casi la mitad de mi edad, decidida a compartir conmigo el resto de mi vida a cambio de yo ser el protector de ella y sus pequeños, incluso sabiendo que nunca podrá amarme completamente como el hombre de su vida… me gustaría ser más que solamente “el Viejito”… por favor…. Soy Trujo… soy Rubén.

HOSTS

Trujo